miércoles, 25 de julio de 2012

-Está bien, esperaré aquí.
-Bien.

-¿Cuánto tiempo crees que se quedará?
-¿Por qué no vas a preguntarle?
-No es mi novio, es de ella. 
-¡Tampoco es mi novio!
-¿Crees que se quede toda la noche?
-Es difícil saberlo.
-Un dolar a que sí.
-¿¡Un dolar!? Está bien, hagámoslo más interesante, 2 dolares. 2 dolares a que no se queda allí.

-¿Y si el se queda ahí para siempre? ¿Y si no se va y muere?
-Luego su cuerpo es comido por los mapaches...
-¿Y si aún no se va? ¿Qué tan poderoso es su amor?
-¿¡Qué pasa con ustedes!?
-Tortugas, las tortugas comen cuerpos.


-Debes irte, estás enloqueciendo a mi hermano.
-No hasta que me digas que pasó. ¿Fue Ashley? Te vi hablando con ella. ¿Qué te dijo?

-Sólo vete Will.
-Dime qué te dijo.
-Will, no vine aquí por un estúpido romance de verano con estúpido chico local que ha hecho esto con miles de otras chicas.
-¿QUÉ?
-Ashley me habló de las otras chicas con las que has estado. Así que no quiero ser la próxima chica en tu pequeño desfile de chicas, Will. Yendo a la misma cita, haciendo las mismas cosas. Por eso creo que es mejor que nosotros terminemos.
-¿Terminar? ¿Terminar qué? Ronnie, es verdad que salí con otras chicas antes de conocerte. Pero ese es el punto, fue antes de conocerte. ¿Cómo puedes estar enojada por eso?
-No te atrevas a hacerme esto. Tu y yo sabemos que ésto no es mi culpa, es...
-Tu no eres como las otras chicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario