miércoles, 23 de mayo de 2012

Conocí la paz y conocí la tristeza apoyada en tu hombro. Nosotros pasamos por muchas cosas. Te conozco, me conocés. Entiendo porqué hacés lo que hacés -Sí, yo también pasé por ese lugar-. Vi la mirada de odio en tu rostro, y sabes que si necesitas hablar de lo que sea vení y sentate conmigo, podés llorar en mi hombro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario