jueves, 19 de abril de 2012



Nunca puedo hacer las cosas bien, no importa cuánto lo intente. Intenté hacer de esto una pelea limpia pero tus palabras cortan como cuchillos, y estoy cansada. Rompiste mi corazón otra vez. Decime que soy un desastre, que nunca escucho. Decime que no querés mis besos, que distancia no es lo que necesitás. Decime todo, pero no digas que ella es lo que estás extrañando. Si ella es la razón por la que me dejás ésta noche, ahorrate lo que estás pensando y decime una mentira. Y bien, debió haber un tiempo en el que yo fui la razón por la que sonreías, así que tenlo en cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario