sábado, 3 de marzo de 2012

Tengo una idea, para esos días lluviosos en los que quedarse en casa es la opción más factible... Juguemos al mejor juego que sabemos jugar. Ese juego que se trata de mirarnos a los ojos y estar escondiendo dolor, bronca, y muchos otros sentimientos, y hacer de cuenta que nos amamos y somos felices. Sí, ese juego loco en el que al decirnos te amo, estamos mintiendo; uno no puede amar a alguien cuando tiene tanto rencor encima, o directamente, tantas ganas de decirle te odio. Ese juego que se trata de caminar de la mano y guardarse las ganas de gritarnos todas las malas palabras habidas y por haber. El mismo juego en el que juntamos toda la mierda que nos hace mal y no la podemos sacar afuera simplemente porque "el amor" hace que nos demos lástima el uno al otro y no nos deja decir lo que pensamos. Sí, ya sé... Te parece aburrido ya que últimamente lo jugamos todos los días. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario