domingo, 13 de noviembre de 2011



Cuando te conocí nunca había sentido algo tan fuerteEras como mi amante y mi mejor amigo, todo envuelto con una cinta. Y repentinamente te vas y me dejas. No sabía como seguir, fue un shock que me hizo marear y ahora mi corazón esta muerto. Me siento vacía y hueca.

Y nunca me entregaré a otro de la manera que me entregué a ti.Ni siquiera reconoces como me heriste, lo reconoces?
Se necesitará un milagro para traerme de vuelta, y tu eres el único al que culpar.
Eres la razón del porque estoy pensando. No quiero fumar esos cigarrillos, ya no. Supongo que eso es lo que consigo por pensar con optimismo. Nunca debí dejar que entres por mi puerta.La próxima vez que quieras irte solo debo dejar de seguirte, dejarte ir.
Es como comprobé en rehabilitación, y nene, tu eres mi enfermedad.
Maldición, no es loco cuando estás enamorada, harías cualquier cosa por quién amas. Porque cada vez que me necesitaste yo estuve ahí, es como si fueses mi droga favorita.
El único problema es que me estabas usando en una forma diferente a la que yo te estaba usando. Pero ahora que se que no es lo que es me tengo que ir, y no dejar que me uses.


1 comentario:

  1. muy buena entrada, linda al principio pero triste despues, me gusto.

    besooo:)

    ResponderEliminar