domingo, 16 de octubre de 2011



Tus labios, son mi mayor debilidad.
No debería habértelo dicho.
Si me necesitas, vendré corriendo un millar de kilómetros de distancia.
Cuando  sonríes, yo sonrío.

2 comentarios: